Incontrolables los incrementos de los precios de la canasta básica; CTM

Incontrolables los incrementos de los

precios de la canasta básica; CTM

**Profeco debería controlar los aumentos

Son incontrolables los aumentos a la canasta básica y a pesar de que el salario mínimo ha tenido incrementos importantes hasta del 90 por ciento, desde 2019, las amas de casa siguen sufriendo por los precios de los alimentos porque se encuentran por las nubes

El líder sindical de la Confederación de Trabajadores de México delegación Tlalnepantla, Janitzio Solo Elguera, destacó que todo está muy caro en el mercado.

El kilo de huevo se encuentra en 45 o 50 pesos; la carne de res en 200 pesos el kilo; el kilo de pechuga 120 pesos el kilo; el limón 35 pesos kilo, el jitomate 35 pesos; la papa 25 pesos; el chícharo 90 pesos el kilo; el aguacate 120 el kilo.

Profeco debería controlar los aumentos

El kilo de manzana roja 50 pesos, el plátano a 25 pesos, el kilo de uva 70 pesos.

Dijo que todos los productos están alcanzando precios que asustan a las amas de casa, porque no dejan de tronarse los dedos de su mano hasta encontrar los lugares más económicos.

Comentó que debería de haber un control en los precios de los productos, pues dejan en estado de indefensión la economía de las familias trabajadoras.

Destacó que a través de los sindicatos se buscan mejores condiciones contractuales y la ayuda que ha hecho el gobierno federal de incrementarlo desde

el 2019 a la fecha en un 90 por ciento, se ha desvanecido con los precios que ha alcanzado la canasta básica.

Con la inflación del pasado 24 de junio, el Inegi informó que en su reporte quincenal se ubicaba en 4.98 por ciento.

Las familias de los trabajadores cada vez tienen una perdida del poder adquisitivo y las que sufren son las amas de casa, pues recorren tiendas hasta encontrar cada vez más baratos los productos.

Incrementos de los precios de la canasta básica

Aunque las amas de casa creen que encuentran mejores precios en los tianguis, eso es mentira, dijo, porque ahí les roban de 100 a 300 gramos, no les dan los kilos de a kilo.

Comentó, «es cuando la gente se pregunta de qué sirve la figura de la Procuraduria Federal del Consumidor, pues no hay un control de los precios».

«No vemos a la Profeco activa, dicen que vigilan los precios de los productos y los litros de la gasolina, pero no se ha visto una política que ayuda al consumidor. Antes publicaban los precios de la central desabasto, de las tiendas departamentales y otros, y actualmente no pública eso, finalizó.