El corazón de Londres sufre un ataque

Una mujer herida, posiblemente vendedora de postales, recibe atención en el puente de Westminster, lugar en el que el terrorista atropelló a varias personas.

Un hombre presuntamente vinculado al islamismo usó un coche y un cuchillo para matar a cuatro personas y herir a 40 en Londres, al pie del Big Ben y junto al Parlamento británico, antes de caer abatido.

En una de las zonas supuestamente más vigiladas del mundo, donde se concentran las dependencias de los tres poderes, el sospechoso atropelló con su coche a los peatones que cruzaban el puente de Westminster, y se dirigió luego a la entrada del Parlamento, donde mató a cuchilladas a un policía antes de caer muerto él mismo.

El ataque ocurrió poco antes de las tres de la tarde en una zona turística y administrativa muy concurrida.

“Privilegiamos la pista del terrorismo islamista”, dijo a la prensa Mark Rowley, comandante de la Unidad antiterrorista de Scotland Yard.

“Nos satisface que en esta etapa parece que se trató de un solo atacante, pero sería tonto confiar en eso en esta etapa tan prematura”, comentó.

Entre los heridos, hay tres policías en estado grave, dijo Rowley, que reveló la identidad del policía muerto: el agente Keith Palmer, de 48 años.

Fuente: El Economista

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.