Investigadores universitarios estudiaron aves en algunas regiones de la entidad

Investigadores de la Facultad de Ciencias de la Universidad Autónoma del Estado de México llevaron a cabo un estudio sobre las aves en algunas regiones de la entidad y obtuvieron información con respecto a la presencia de especies como el halcón guaco, el halcón enano, la guacamaya verde, el cuclillo manglero, la titira enmascarada y la golondrina sinaloense.

Los especialistas del Centro de Investigaciones Biológicas y de la Estación Biológica Sierra de Nanchititla de la Máxima Casa de Estudios mexiquense, Fernando Urbina Torres, Octavio Monroy Vilchis y Ángeles González Martínez, quienes trabajaron en conjunto con el investigador de la Universidad Autónoma del Estado de Morelos, Rubén Amador Solís, y el investigador de la Universidad de Illinois, Estados Unidos, Antonio Celis Murillo, resaltaron que las especies ara militaris o guacamaya verde y progne sinaloae o golondrina se encuentran en la clasificación de especies en riesgo; de ahí la importancia de la detección de su presencia en el Parque Natural Sierra de Nanchititla.

Agregaron que además de confirmarse la presencia de estas seis especies en el sur del Estado de México, fue posible generar información sobre la riqueza y distribución de las aves en el parque y al suroeste de la entidad, en los límites con Michoacán y Guerreo, de donde se carecía de dichos datos.

Comentaron que durante dos años se efectuaron diversas observaciones en la región, además de llevar a cabo un monitoreo simultáneo que permitió la obtención de los datos antes referidos.

Los universitarios dieron a conocer que también se verificó el incremento de distribución del halcón huaco, que se ubicaba sobre la vertiente del Pacífico hasta los mil 500 metros sobre el nivel del mar y cuyo rango de distribución aumentó en 25 kilómetros al este.

Indicaron que lo mismo sucedió con las otras especies, sobresaliendo el caso de la guacamaya, que hasta hace 20 años era común en la región, pero cuya población se redujo considerablemente por la captura inmoderada, aunque los datos obtenidos permitieron observar también un incrementó en su área de distribución.

Los expertos de la Facultad de Ciencias de la Autónoma mexiquense subrayaron la importancia del uso del monitoreo simultáneo de puntos de conteo y grabaciones acústicas para verificar, confirmar y obtener registros físicos de la presencia de las especies.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.