El Pacto de la 4T con el STPRM

El Pacto de la 4T con el STPRM

  • POR: HÉCTOR GARCÉS
  • 04 FEBRERO 2022
El pacto de la 4T con el STPRM

Tras el contundente triunfo alcanzado por Ricardo Aldana Prieto, brazo derecho durante mucho tiempo de Carlos Romero Deschamps, en la secretaría general del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), se puede argumentar que ese poderoso e influyente grupo estableció un pacto con el gobierno lopezobradorista.

Aunque algunos analistas de la Ciudad de México responsabilizan o culpan a Luisa María Aldape, secretaria del Trabajo, de haber permitido que ese grupo siguiera al mando del sindicato petrolero, la realidad es que las cosas van mucho más allá de las decisiones que toma la joven integrante del gabinete de la Cuarta Transformación.

Un acuerdo que, finalmente, permitió que Ricardo Aldana mantuviera para su grupo el control del sindicato de la empresa más representativa del gobierno federal, tuvo que pasar por la decisión del presidente Andrés Manuel López Obrador. Esa es la realidad.

Si desde Palacio Nacional hubieran decidido erradicar a los herederos de Carlos Romero Deschamps, hubieran comenzado por el propio ex dirigente sindical.

Romero Deschamps fue obligado a dejar el poder del sindicato petrolero, pero, a diferencia de Joaquín Hernández Galicia, ‘La Quina’, no fue aplastado ni menos encarcelado. Solamente lo hicieron a un lado… al menos, en apariencia.

El gobierno lopezobradorista tampoco tocó a Ricardo Aldana. Es más, lo dejaron participar en la elección interna y lo dejaron ganar. Es evidente que hubo una negociación.

Si hubiera existido una ‘línea’ desde ‘mero arriba’, la oposición sindical petrolera hubiera registrado un solo candidato o candidata para competir, con posibilidades de obtener el triunfo, por la secretaría general del STPRM. No obstante, esa ‘línea’ nunca llegó.

¿Por qué el gobierno federal prefirió pactar con el grupo que lleva prácticamente tres décadas en el poder sindical petrolero que dar paso a una nueva dirigencia?

La respuesta puede darse desde distintos enfoques, pero uno sobresale: el lopezobradorismo no quiso abrir un frente de batalla con el sindicato de su empresa consentida, Pemex, uno de los ejes de su pretendida Cuarta Transformación.

Algo más no se puede descartar: el grupo que se mantuvo en el poder sindical responderá a partir de ahora a los designios del gobierno federal. Por ejemplo, aplaudirá, en la mayoría de las veces, las decisiones que se tomen en Petróleos Mexicanos.

Es muy posible que el sindicato también ‘jale’ por ‘debajo de la mesa’ a favor de los candidatos del Movimiento de Regeneración Nacional a las gubernaturas de los estados en donde el STPRM tenga presencia… como es el caso de Tamaulipas.

Los detalles del pacto entre el gobierno federal y el grupo que mantuvo el control del sindicato petrolero se conocerán con el paso de los meses y en momentos precisos de la segunda mitad de la gestión lopezobradorista. Todo saldrá a relucir a su tiempo.

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.